Los aparatos de corrección dental ya no son un problema exclusivo de adolescentes. El mercado adulto gana terreno con la aparición de ortodoncias casi invisibles.

Noticias relacionadas