Los espacios oscuros que quedan entre los dientes, normalmente en la zona de unión con la encía suelen tener dos causas fundamentales que pueden darse de forma aislada o combinada:

  • Tener los dientes con una forma muy triangular, de forma que en la zona de unión con la encía el diente es más estrecho y se va formando un espacio negro. Esto ocurre a veces en dientes triangulares que están apiñados y en los que no se ven los espacios, pero que al enderezarlos con Ortodoncia, quedan con espacios oscuros.
  • Presencia de enfermedad periodontal. En esos casos, los tejidos que sujetan los dientes (el hueso y la encía) se inflaman y posteriormente se retraen, dejando un espacio oscuro entre el diente y la encía.

Estos espacios son muy frecuentes y se pueden enmascarar de una forma muy sencilla.

El primer paso es diagnosticar la causa que hace que tengamos espacios oscuros. Si es por la forma, lo ideal es alinear los dientes con Ortodoncia (idealmente con Invisalign) y una vez alineados, cerrar los posibles espacios que queden. En cambio, si el origen es por enfermedad periodontal, hay que tratar previamente esta patología con un especialista en el tratamiento de las encías (Periodoncista) y una vez estabilizada esta enfermedad, ya cerrar los espacios.

La forma más sencilla y conservadora de cerrar esos espacios oscuros es añadiendo composite estético sobre la zona estrecha de los dientes adyacentes al triángulo negro, de modo que los dientes serán un poco más ovalados en esa zona (no tan triangulares) y el espacio oscuro queda ópticamente cerrado. Además así se mejora la anatomía de los dientes que no parecen tan estrechos en la unión con la encía. Cuando se señala “ópticamente cerrados” es porque aunque la separación entre los dientes ya no se ve, siempre hay que dejar un mínimo espacio para que los pacientes puedan pasarse la seda dental o el cepillo interdental para mantener la higiene en la zona (fundamental en pacientes que tengan patología periodontal).

Aunque hay otras técnicas que pueden utilizarse para cerrar los espacios oscuros entre los dientes, como las carillas de porcelana, las carillas completas de composite o las coronas que recubren todo el diente, esta técnica de carillas parciales de composite (restauraciones, maskin o esculturas dentales) es la más conservadora porque no se dañan nada los dientes, simplemente se añade sobre ellos.

Por último señalar que sí es muy importante que la realice un odontólogo especializado en el manejo del composite para que el resultado sea estético e inapreciable y el material quede bien pulido y adaptado al diente y así mantener la salud gingival al evitar que queden escalones con el composite.

Artículo escrito y caso tratado por la Dra. Pepa Calvo